Un jurado federal de EE.UU. declaró culpable de once cargos de corrupción al ex gobernador republicano de Virginia Robert McDonnell, y de otros nueve a su esposa, Maureen McDonnell, por aceptar regalos y recibir préstamos por valor de unos 177.000 dólares durante dos años a cambio de apoyo institucional.

McDonnell es el primer gobernador de Virginia en ser condenado por un crimen, y tanto él como su esposa enfrentan ahora décadas en prisión federal, aunque la sentencia no se conocerá hasta el próximo 6 de enero.

El exgobernador sollozó desde su asiento mientras el jurado leía el veredicto, tapándose al final el rostro con las manos, según testigos de la lectura del fallo.

Su abogado, Henry Asbill, se mostró “muy decepcionado” por el veredicto y aseguró que su cliente apelará la decisión del jurado.

La Fiscalía acusaba a McDonnell y a su esposa de catorce cargos relacionados con la aceptación de regalos de lujo, ropa, viajes y hasta préstamos de un rico empresario de Richmond, llamado Jonnie Williams, a cambio de favores para sus compañías.

El jurado de doce personas eximió al ex gobernador de tres de los cargos, entre ellos dos por mentir en documentos sobre créditos bancarios, pero lo declaró culpable de los once restantes, incluido el de “conspiración para cometer corrupción al aceptar regalos y préstamos de Jonnie Williams”.

Su esposa, por su lado, fue declarada culpable de ocho cargos de corrupción y uno de obstrucción a la justicia.

El juicio contra los McDonnell comenzó en julio, y desde entonces 67 testigos circularon por una sala que diseccionó la relación entre la pareja política y Williams, propietario de la compañía de productos alimenticios Star Scientific.

Esa compañía consiguió acceso a altos funcionarios y a la mansión del gobernador para celebrar eventos promocionales de suplementos alimenticios no aprobados por la Administración para Alimentación y Fármacos de EE.UU. (FDA, por su sigla en inglés)…

Nota completa en: La Tercera