El ex presidente francés Nicolas Sarkozy sufrió un golpe judicial en un proceso por sus sospechas de corrupción que podría lastrar su regreso político: un tribunal de París rechazó  las objeciones a la utilización de conversaciones telefónicas interceptadas entre el sospechoso y su abogado Thierry Herzog.

Así lo informó  el abogado defensor Paul-Albert Iweins, que representa a Herzog, y que anunció que apelará la decisión del tribunal. Sarzozy es sospechoso de haber intentado influir a un fiscal del Estado de alto rango, acusaciones que niega el político del conservador UMP (Unión por un Movimiento Popular).

La Fiscalía lo acusa de corrupción e influencia ilícita al haber ofrecido supuestamente a un fiscal general su apoyo en su candidatura por un puesto asesor en el Principado de Mónaco, a cambio de obtener información sobre otro proceso judicial.

Las acusaciones son fruto de intercepciones de conversaciones telefónicas durante meses, que la Defensa considera ilegal y por lo que esperaba poder tumbar el proceso. Por ese motivo Sarkozy se convirtió el pasado julio en el primer ex presidente del país en ser detenido por la policía. Entonces, el político conservador denunció una “instrumentalización política” de la Justicia…

Nota completa en: La Vanguardia