El Parlamento iraquí aprobó  por unanimidad las reformas políticas para luchar contra la corrupción, el sectarismo y los privilegios políticos propuestas por el primer ministro, Haidar al Abadi.

En una sesión retransmitida por la televisión oficial, los 297 diputados (del total de 328) presentes votaron a favor de las reformas.

El Consejo de Ministros ya aprobó hace dos días esas medidas en una reunión extraordinaria celebrada tras las recientes manifestaciones y las críticas al Ejecutivo, incluidas las de la máxima autoridad religiosa, Ali al Sistani.

El presidente del Parlamento, Salim al Yaburi, pidió hoy que el Consejo Supremo de Justicia elabore un documento que garantice su independencia.

También anunció que los diputados están obligados a presentar pruebas sobre cualquier denuncia de corrupción y que se va a formar una comisión para investigar estos casos.

El paquete de medidas incluye la eliminación de los cargos de vicepresidente y viceprimer ministro, ocupados por el ex primer ministro Nuri al Maliki y por Saleh al Mutlak, respectivamente, así como el recorte de privilegios especiales de los máximos responsables…

Nota completa en: Milenio