Para Eduardo Bohórquez, director general de Transparencia Mexicana, más que ofrecer disculpas, es urgente construir un marco legal contra la corrupción.

omentó que la resolución que dio ayer la Secretaría de la Función Pública (SFP) sobre el conflicto de interés en el que presuntamente estaba involucrado el presidente Enrique Peña Nieto y el titular de Hacienda, Luis Videgaray no sorprendió a nadie.

“Desde el día que se nombró al titular de SFP, Virgilio Andrade, desde el día que recibió la instrucción de investigar los asuntos que había denunciado Daniel Lizárraga y su equipo de investigación, Aristegui Noticias el año pasado.

“Desde el momento en que se instruyó al secretario Andrade, la academia, la sociedad civil, losespecialistas en anticorrupción, todos coincidimos en que por dos razones este iba a ser el resultado de la investigación”, indicó Bohórquez.

Una de las razones, “creo que todos la conocemos, y es que el marco legal mexicano es insuficiente para sancionar el conflicto de intereses. Y la segunda razón, que se discutió, es que la Secretaría de la Función Pública condujera esa investigación y no otro mecanismo, en su momento dijimos que era muy importante que fuera una comisión dependiente o una comisión del Congreso la que condujera la investigación”, indicó…

Nota completa en: SDP