Miles de personas marcharon con antorchas este viernes por décima vez en Honduras exigiendo las renuncia del presidente Juan Orlando Hernández y esperanzados en la ayuda de la ONU para instalar una comisión internacional que investigue la corrupción.

Unos 10 mil  manifestantes –según activistas–, volvieron a gritar “Fuera JOH”, pidiendo la renuncia del mandatario, en un recorrido desde el Seguro Social en el barrio La Granja hacia la Corte Suprema de Justicia (sur) y luego llegaron cerca de Casa Presidencial (este).

Los manifestantes se congregaron frente a unas tiendas de campaña donde 20 autodenominados “Indignados” estaban suspendiendo una huelga de hambre que empezó el 22 de junio con dos jóvenes y que desde entonces fueron alternando diferentes personas.

Uno de los activistas que inició la huelga, Ariel Varela, aseveró que, con el movimiento de “Indignados” que empezó en mayo, “poco a poco vamos logrando los objetivos”. Aunque se negó a dar detalles, explicó que están “optimistas de que Naciones Unidas vendrá a ayudar en un diálogo para instalar la Comisión Contra la Impunidad” que ha estado exigiendo el movimiento.

Varela añadió que están a la espera de que una misión exploratoria de la ONU que estuvo en Honduras semanas atrás presentará el informe de la visita al secretario general, Ban Ki-moon, y “confiamos que Naciones Unidas va a venir a dirigir el diálogo” para establecer un mecanismo que investigue la corrupción en el gobierno…

Nota completa en: La Jornada