Acabar con la corrupción que sacude el país. Desde su nombramiento el pasado mes de mayo como nuevo presidente de Nigeria, el sendero político de Muhammadu Buhari ha estado marcado por esta promesa realizado en campaña.

Ahora, tres meses después, las buenas intenciones comienzan a convertirse en realidades.

Buhari ha anunciado esta semana el nombramiento de un comité de siete miembros, en su mayoría académicos, para colaborar en la lucha contra la perversión económica que arrasa Nigeria, así como dar un giro al sistema penal.

«Su cometido es aconsejar a la actual Administración en la guerra contra la corrupción y en la implementación de las normas requeridas en el sistema judiciario de Nigeria», aseguró el portavoz presidencial, Femi Adesina, sobre el nuevo comité.

Aquí, la experiencia es un grado. A finales de 1970, Buhari fue nombrado presidente de la Corporación Nacional Nigeriana de Petróleo y sirvió por dos años como comisionado federal (ministro) para el petróleo y los recursos naturales. Curiosamente y al contrario que sus rivales, en estos años, los ingresos del crudo no fueron a parar a sus bolsillos…

Nota completa en: ABC