Presentación
Una sociedad no puede confiarse en que los valores y principios de sus integrantes son suficientes para garantizar  una convivencia armónica y respetuosa. Es necesario asegurarse que las conductas antisociales de los individuos sean sancionadas y que todos los miembros de la comunidad estén conscientes de ello.
Por lo anterior, no basta con crear leyes que busquen normar la conducta humana; es preciso con tar con la certeza de que éstas se van a aplicar y que aquellos que las infrinjan obtendrán un castigo. De lo contrario, los  comportamientos antisociales se multiplican y generalizan. Así se configura la impunidad, uno de los problemas más importantes que enfrenta el mundo en el que vivimos, ya que representa el factor principal que alimenta y promueve la delincuencia y la corrupción.
Por ello es importante estudiarla; entender los factores que la producen y conocer sus alcances. Éste fue el motor que hace más de un año nos llevó al doctor Derbez y su servidor a perfilar las primeras ideas que hoy se consolidan en este Índice.
Nuestro interés inicial era aportar desde el ámbito académico y ciudadano a la generación de mejores condiciones de seguridad y justicia. Entendimos que antes debíamos identificar cuál era la situación de la falta de castigos a los  delincuentes en nuestra sociedad. E l primer gran hallazgo fue la ausencia de una investigación integral y  especializada en la materia.
Así decidimos conformar un grupo de trabajo del cual hoy me siento orgulloso de formar parte. Un equipo que dio vida a un estudio único en su tipo y pionero a nivel mundial, al ser una medición científica que no se basa en  percepciones ni opiniones, sino en datos consolidados de bases estadísticas confiables…