La exministra argentina de economía, Felisa Miceli, fue condenada a tres años de prisión condicional por un tribunal que la encontró culpable de corrupción al haber escondido 100 mil pesos y 31 mil dólares en el baño de su oficina.

El Tribunal Oral Federal 1 revocó así el fallo que había condenado a la exfuncionaria a cuatro años de prisión, pero que impugnó, gracias a lo cual no tendrá que pisar la prisión.

Para que Miceli fuera a la cárcel, el tribunal debería haber dispuesto una condena superior a los tres años y medio, pero con el plazo establecido este lunes, el máximo castigo será su inhabilitación para ocupar cargos públicos, ya que podrá seguir en libertad.

Miceli lloró esta mañana al declarar por último vez e insistir en su inocencia, ya que consideró que “sería una tremenda injusticia que yo vaya presa” porque está “arrepentida” de haber llevado el dinero a las oficinas del Ministerio que ocupaba.

“Fue un error, nunca jamás voy a ocupar un cargo público, ya aprendí la lección, me da rabia, me da pena, que sea tanta injusticia”, refirió entre lágrimas.

Micelli fue imputada por tener bajo su exclusiva custodia fajos por 100 mil pesos, que estaban embalada y termosellados con logo del Banco Central de la República Argentina, además de 31 mil dólares.

El dinero fue encontrado el 5 de junio de 2007 en una bolsa de papel y colgada de una percha en el armario del baño del despacho privado que Miceli ocupaba en el Ministerio de Economía.

La fiscalía consideró que la conducta de Miceli estaba agravada “en razón de tener los fondos hallados un origen espurio, como también de acuerdo a la condición de funcionaria pública que poseía la nombrada al momento de comisión del delito”.

También se le atribuyó la desaparición del acta original labrada por el personal policial de la Brigada de Explosivos de la Policía Federal Argentina que encontró el dinero…

Nota completa en: El Universal